Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
El mejor enfriador de bebidas del mundo podría estar hecho con los desechos de la piña

El mejor enfriador de bebidas del mundo podría estar hecho con los desechos de la piña


Un grupo de ingenieros de Singapur decidió convertir los cientos de millones de toneladas de residuos de piña acumulados en sus países en algo útil, en este caso aislantes para sus piñas coladas. Este nuevo material no solo mantiene frías las bebidas mejor que muchos enfriadores comerciales, sino que también podría ofrecer un uso final para los desechos de piña del mundo.

Las piñas suponen en torno al 20% de la producción mundial de fruta tropical, con más de 25 millones de toneladas cosechadas cada año, pero más de la mitad se convierte en subproductos desechados como hojas, pieles y semillas.

Para encontrarle un uso a estos restos, los investigadores mezclaron fibras de piña trituradas con alcohol polivinílico como agente adhesivo, y con agua desionizada como disolvente. Trataron la mezcla con ultrasonidos y la calentaron en un horno a 80 °C durante 2 horas. La suspensión resultante se enfrió a continuación antes de ser liofilizada.

El resultado fue un aerogel de color amarillo pálido que es ligero, flexible y poroso en más de un 96%, propiedades que lo hacen ideal como material aislante térmico y acústico.

Aerogel
Cuando los investigadores envolvieron una cantimplora de estilo militar con una hoja de este aerogel de piña, descubrieron que ofrecería tres veces el aislamiento térmico de las alternativas comercialmente disponibles, según informan en la edición de Materials Chemistry and Physics de este mes. La cantimplora mantuvo el agua enfriada a -3 °C por debajo de 0 °C durante 6 horas, y el líquido calentado a 90 ºC por encima de los 40 °C durante 2,5 horas. Es más, el gel de piña también actuaba como barrera acústica; en otra prueba, el gel funcionó mejor amortiguando el ruido que Basmel, un conocido tipo de panel de aislamiento acústico.

Fuente: sciencemag.org

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
Traducir »