Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
El uso de determinados herbicidas promueve la resistencia a los antibióticos en los microbiomas del suelo

El uso de determinados herbicidas promueve la resistencia a los antibióticos en los microbiomas del suelo

Un estudio de la Universidad de York, en Reino Unido, publicado en la revista Molecular Biology and Evolution, ha concluido que los herbicidas utilizados en la agricultura pueden causar daños a los microbios del suelo, como bacterias y hongos, cambiando potencialmente las propiedades ecológicas de los microbiomas.

En concreto, los científicos estudiaron el efecto del glifosato, glufosinato y dicamba en las comunidades bacterianas del suelo, descubriendo que los herbicidas aumentaban la abundancia relativa de especies bacterianas que portaban genes de resistencia a los antibióticos. Esto se debió a que las mutaciones que mejoraron el crecimiento en presencia de herbicidas también aumentaron la tolerancia bacteriana a los antibióticos.

“Curiosamente, los genes de resistencia a los antibióticos se favorecieron en concentraciones de herbicidas que no eran letales para las bacterias. Esto muestra que los niveles ya muy bajos de herbicidas podrían cambiar significativamente la composición genética de las poblaciones bacterianas del suelo”, expuso el doctor Ville Friman, del departamento de Biología de la Universidad de York.

En la investigación se encontraron patrones similares en campos agrícolas en 11 provincias chinas, donde el historial de aplicación de herbicidas y los niveles de residuos de herbicidas en el suelo se relacionaron con mayores niveles de genes de resistencia a los antibióticos.

En la actualidad, estos efectos no son tenidos en cuenta por las evaluaciones de riesgo ecotoxicológico, que no consideran las consecuencias evolutivas de la aplicación prolongada de sustancias químicas a nivel de las comunidades microbianas, advierte.

“Si bien los genes de resistencia a los antibióticos no son dañinos en sí mismos, reducirán la eficacia de los antibióticos durante los tratamientos clínicos”, prosigue. “Mantener baja la frecuencia de los genes de resistencia prolongará la eficacia prolongada de los antibióticos. Como los genes de resistencia pueden moverse fácilmente entre entornos, los campos agrícolas podrían ser una fuente importante a nivel mundial de genes de resistencia”.

Fuente: hoy.es