Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
Llegó la hora de que los drones ayuden a los agricultores en sus cosechas

Llegó la hora de que los drones ayuden a los agricultores en sus cosechas

Todas las mañanas se ofrecen aguacates, mangos y manzanas en el colorido mercado de Mahane Yehuda de Jerusalén, así como en muchos otros mercados al aire libre y cubiertos en todo Israel. Sin embargo, ¿qué pasaría si los cosechadores de fruta decidieran abandonar la agricultura y los puestos de fruta quedaran vacíos?

Cada vez menos personas trabajan en la agricultura a nivel mundial. Tevel Aerobotics Technologies, en Gedera, dice que ha creado una máquina voladora automatizada que puede cosechar frutas que requieren mucha mano de obra de forma rápida y eficiente, tomando el papel de los humanos en las fincas e invernaderos.

“Hay una gran escasez de mano de obra para cosechar frutas”, expresa el fundador y director general de Tevel, Yaniv Maor. “El problema existe en todo el mundo, se puede ver dondequiera que vayas”.

En los EE. UU., China, Japón, Europa y otros lugares, existe una brecha creciente entre el consumo de fruta, que está aumentando, y la mano de obra agrícola, que está disminuyendo. Mientras los agricultores invierten en tierra, riego y mano de obra, gran parte de la fruta se deja en los árboles porque no hay suficiente gente para cosecharla. Maor afirma tener la solución al problema, reduciendo los costes para los agricultores y aumentando el rendimiento de sus cultivos.

La máquina utiliza una garra mecánica con una pinza en el extremo para recolectar rápidamente las frutas de los árboles una por una y colocarlas en un recipiente en el suelo.

Maor enfatiza que la fruta se cosecha delicadamente “sin causar daños o marcas”. Otras técnicas de cosecha mecanizada no suelen ser adecuadas para cultivos que requieren mucha mano de obra, como las fresas, que pueden aplastarse fácilmente con una mano robotizada.

El dron, que funciona con un motor eléctrico, tiene un diámetro de 40 u 80 centímetros según el modelo, es totalmente autónomo y sólo necesita un operario para su inspección.

El prototipo de Tevel es capaz de reconocer los tipos de fruta según su tamaño, color y madurez, lo que indica que se adapta al tipo de fruta que está cosechando. De momento, puede detectar naranjas y muchas variedades de manzanas, y podrá cosechar muchos otros tipos de fruta en el futuro, incluidos mangos y aguacates, expresa Maor.

El dron también ayudará a los agricultores a optimizar sus patrones de cultivo y aumentar los rendimientos al permitirles producir árboles frutales más altos que puedan ser cosechados por el dron, agrega.

Tevel espera comercializar sus primeros drones en 2020. Maor dice que la empresa ya tiene clientes potenciales en Israel, EE. UU. y China, y apunta a grandes empresas de frutas y productores, así como a proveedores de maquinaria y contratistas de cosechas.

Según Maor, el coste de la tecnología será competitivo y el mercado inmediato de la empresa, para la cosecha de manzanas y naranjas en los Estados Unidos y Europa, tiene un valor de unos 5.000 millones de dólares. El mercado mundial para la fruta cosechada asciende a unos 500.000 millones de dólares por año.

Tevel Aerobotics Technologies fue fundada en agosto de 2016 y emplea a unas 15 personas. La empresa acaba de terminar su segunda ronda de inversiones, recaudando alrededor de 10 millones de dólares gracias al apoyo de los inversionistas, “expertos del sector muy conocidos”, incluida la plataforma de crowdfunding OurCrowd y Maverick VC, concluye Maor.

Fuente: TimesofIsrael

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
Traducir »