Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
Los primeros rábanos cultivados en el espacio ya se han cosechado

Los primeros rábanos cultivados en el espacio ya se han cosechado

Los primeros rábanos cultivados a bordo de la Estación Espacial Internacional, como parte del experimento Plant Habitat-02, ya han sido cosechados por la astronauta de la NASA Kate Rubins.

El experimento forma parte de los esfuerzos en curso para producir alimentos en el espacio con el objetivo de conseguir abastecer a los tripulantes durante misiones largas, y gracias a él, se ha comprobado que los rábanos son capaces de crecer bajo diferentes tipos de luz y de suelos. La decisión de realizar el proyecto con rábanos se debió a que es un alimento nutritivo que crece rápidamente y a que es genéticamente similar a Arabidopsis, un tipo de planta herbácea que ha sido objeto de frecuentes estudios en microgravedad.

“Los rábanos son un tipo de cultivo diferente en comparación con las verduras de hoja que los astronautas cultivaban anteriormente en la estación espacial, o el trigo enano que fue el primer cultivo cultivado en la APH”, dijo en un comunicado Nicole Dufour, gerente del programa Advanced Plant Habitat (APH) de la NASA en el Centro Espacial Kennedy. “Cultivar una variedad de productos nos ayuda a determinar qué plantas prosperan en microgravedad y ofrecen la mejor variedad y equilibrio nutricional para los astronautas en misiones de larga duración”.

A diferencia de los experimentos anteriores en el sistema de producción vegetal y APH de la NASA (Veggie), que utilizaba material de arcilla porosa precargado con un fertilizante de liberación lenta, este ensayo se basa en cantidades definidas con precisión de minerales proporcionados. Esta precisión permite una mejor comparación de los nutrientes proporcionados y absorbidos por las plantas.

La cámara de cultivo también utiliza luces led rojas, azules, verdes y blancas de amplio espectro para proporcionar una variedad de luz y estimular el crecimiento de las plantas. Los sofisticados sistemas de control suministran agua, mientras que las cámaras de control y más de 180 sensores en la cámara permiten a los investigadores del Centro Espacial Kennedy de la NASA monitorear el crecimiento de las plantas, así como regular los niveles de humedad, temperatura y concentración de dióxido de carbono (CO₂).

En el siguiente vídeo divulgado por la NASA se muestra acelerado el proceso de 27 días de crecimiento de las plantas de rábano en la estación espacial.

Fuente: Europa Press / lasprovincias.es