Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
Pimientos picantes: ¿nueva arma en la lucha contra la obesidad?

Pimientos picantes: ¿nueva arma en la lucha contra la obesidad?

Los científicos han encontrado un enfoque nuevo y sorprendente en la lucha contra la obesidad: los pimientos picantes.

En los pimientos picantes hay una sustancia que hace quemar más grasa. De esa manera se puede seguir comiendo lo mismo y perder peso. Por este motivo en América existe un medicamento fabricado con pimientos picantes, y algunos investigadores holandeses quieren elaborar un complemento alimenticio o incluso una nueva variedad de pimiento.

Medicamento contra la obesidad

La mitad de los holandeses tienen sobrepeso y cada vez más personas se ven afectadas por esta tendencia. A menudo no logran perder peso; las dietas no funcionan o provocan un efecto yo-yo. La reducción de estómago funciona, pero puede ser peligrosa. Por lo tanto, los científicos trabajan en la búsqueda de medicamentos seguros y efectivos contra la obesidad y piensan que van a encontrar tal medicina en los pimientos picantes. En Estados Unidos ya se está probando un medicamento que contiene capsaicina, la sustancia quemagrasas de los pimientos picantes, y en los Países Bajos, Marjolein Wildwater, de Vivaltes BV y del proyecto EVERGREEN está investigando si hay aún más principios activos en los pimientos picantes.

Quemar grasas con la capsaicina

En los pimientos picantes hay al menos un principio activo: la capsaicina. Esta sustancia es la causante de la sensación de calor y ardor en la boca cuando se comen pimientos picantes. Eso es porque la capsaicina activa los receptores de calor de la boca; los receptores envían la señal de la sensación de calor y de dolor al cerebro y, en respuesta a esto, el cuerpo quema grasas y se empieza a sudar. Al sudar el cuerpo se enfría. Pero ese no es el único efecto que tiene la capsaicina sobre la grasa. La capsaicina también hace que las células de grasa blanca se vuelvan marrones. Las células de grasa parda son diferentes de las células de grasa blanca porque no almacenan la grasa, sino que la queman. Las personas con sobrepeso a menudo tienen pocas células de grasa parda y, por lo tanto, pierden peso más lentamente. La capsaicina provoca que se obtengan células de grasa parda permanentes. Eso significa que se sigue perdiendo peso incluso después de dejar de usar la capsaicina. En Estados Unidos, el primer medicamento con capsaicina ya se ha probado en ratones. Los ratones fueron de hecho más delgados y también permanecieron siendo más delgados.

Hay algo más escondido en los pimientos picantes

La investigadora Marjolein Wildwater considera que la medicina con capsaicina es demasiado simplista. Anteriormente, ella ya también demostró que los chiles picantes estimulaban efectivamente la quema de grasa. Pero según Wildwater, no es cierto que la capsaicina sea la única responsable en este proceso. La investigadora comenta: “En una planta hay al menos veinte mil ingredientes que trabajan juntos. Por ejemplo, en un tomate hay vitamina E y licopeno. Estas sustancias inhiben el crecimiento de los tumores por separado, pero si se combinan, el efecto es mucho mayor.” Por eso, Wildwater investiga si hay más sustancias activas en los pimientos picantes que solo la capsaicina.

Sus pimientos picantes se han cultivado en el jardín botánico de Hortus Alkmaar, Países Bajos, en diversas condiciones de crecimiento. Wildwater comenta: “Una planta produce principios activos en respuesta al estrés al que se encuentra sometida, por lo que los componentes que se producen dependen del tipo de estrés que soporta”. Por ello, hay plantas de pimiento que crecen dentro de un invernadero, otras fuera al sol y un tercer grupo fuera a la sombra. Algunas plantas se riegan con agua salobre, otras con abundante agua y las hay que apenas se riegan. Cuando las plantas están completamente desarrolladas y producen pimientos, Wildwater examina qué principios tienen un efecto en la quema de grasa, aislando los principios activos comparando unos con otros. “Imagina que un tipo de pimiento tiene efecto sobre el sobrepeso y el otro no. El pimiento efectivo se ha originado a partir de unas condiciones de cultivo y el pimiento ineficaz de otras. Así se pueden aislar algunos principios activos al comparar la composición de los dos pimientos y mantener los principios efectivos.” Con estos componentes se podrá seguir trabajando. 

En Estados Unidos, la medicina con capsaicina se ha probado en ratones. Wildwater prefiere los nematodos C. elegans para su investigación. Los gusanos se parecen a los humanos de muchas maneras: tienen células nerviosas y un patrón en su comportamiento animal. En el vídeo se puede ver que los gusanos también tienen un sistema digestivo. El ADN de los C. elegans se puede ajustar de tal forma que partes de su sistema digestivo sean luminiscentes. De esta manera, se puede estudiar el efecto de los pimientos picantes en la quema de grasa. Vídeo: Marjolein Wildwater.  

Aún es un sueño lejano

Wildwater prevé que obtendrá los primeros resultados de la investigación en la primavera de 2019. Todavía no se sabe qué se hará con los resultados. Quizás se desarrolle un suplemento dietético con una alta dosis de principios activos o un nuevo tipo de pimiento para cultivar que contenga principios activos adicionales. Por ahora, también la medicina estadounidense de capsaicina está lejos de poder comercializarse. Primero se debe probar el medicamento en humanos y luego debe ser aprobado por la Agencia Europea de Medicamentos. Esto es un proceso que puede llevar años.

¿Experimentar con uno mismo? ¡No lo hagas!

Tal vez habrás pensado: a mí no me hace falta esa medicina, yo voy a cenar picante esta noche. Pero no es tan fácil obtener suficiente capsaicina como para perder peso. La investigación demuestra que se deben comer al menos 150 miligramos de capsaicina por día; eso equivale a medio kilo de chiles rojos. Las personas que ingirieron tal cantidad de capsaicina para la investigación científica sufrieron molestias en el estómago y calambres intestinales y durante unas doce horas sufrieron por el dolor. Por lo tanto, es mejor esperar al medicamento si se quiere perder peso con la capsaicina.

Pero ¿qué pasa con la teoría de Wildwater? Si tiene razón, otros principios activos aumentarían el efecto de la capsaicina. Eso significa que se necesitarían menos pimientos picantes para bajar de peso. Solo que Wildwater aún no sabe qué tipo de pimiento es el adecuado, en qué condiciones debe cultivarse la planta y si el efecto multiplicador de los componentes es lo suficientemente grande. Todavía se están esperando los resultados, pero hasta entonces, puedes comer comida picante más a menudo. Tal vez tengas suerte y simplemente elijas el tipo de pimiento con los principios activos correctos.

Lot Isarin está realizando un máster en Educación y Comunicación en Ciencias, con un enfoque adicional en investigación y desarrollo, en la Universidad de Utrecht (Países Bajos). Ella escribió este artículo para la asignatura de Divulgación Científica. En el futuro le gustaría entusiasmar a los niños y adultos por de su materia favorita, la química.

Fuente: Scientias

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
Traducir »