Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
¿Te afectan los cambios de tiempo? Descubre si eres meteorosensible y cómo controlarlo

¿Te afectan los cambios de tiempo? Descubre si eres meteorosensible y cómo controlarlo

Si tienes dolencias físicas o te afectan al ánimo los cambios de tiempo, es probable que seas meteorosensible y necesites controlarlo con ayuda de profesionales

¿Te duele la cabeza cuando está nublado? ¿Y las articulaciones si el ambiente está muy húmedo? ¿Estás más nervioso en los días que sopla mucho viento? En mayor o menor medida, casi todas las personas advierten alguna molestia o dolor cuando se producen cambios de tiempo, pero hay algunas especialmente sensibles que acusan mucho más las condiciones climatológicas, tanto en el plano físico como en el psicológico. La solución se encuentra en acudir a los profesionales de la salud, como también ayuda llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio de manera regular.

¿Qué es la meteorosensibilidad?

¿Crees que te afecta en exceso el cambio de estación o de temperatura? Puede que seas meteorosensible. La meteorosensibilidad, como explica Noelia Romero, psicóloga del centro Atalanta, es el término que emplean los psicólogos para referirse a “la afección en la cual las condiciones climatológicas y estacionales afectan psicológica y físicamente a la persona”. Puede tanto desencadenar como agravar síntomas en el individuo que la padece.

Imagen: Free-photos

¿Qué afecciones son las más frecuentes? En cuanto a la salud mental, en el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) se recoge que ciertos trastornos del estado de ánimo se ven afectados por un patrón estacional. Así, “parece que en algunas personas, los estados depresivos se ven influidos por los cambios climáticos típicos del otoño y el invierno; y los estados maníacos, por los típicos de la primavera y el verano”, detalla la psicóloga. Algunos expertos -indica- han establecido también una relación entre la presencia de ciertos vientos (viento foehn, viento del sur…) y un aumento en los intentos de suicidios.

Las dolencias cardiacas se dan con cambios bruscos de temperatura y presión, y el viento influye en el estado de ánimo

En el plano físico, diversos estudios han observado que el cambio de tiempo provoca alteraciones en el sueño y fatiga (incluso anemia o hipoglucemia), que las dolencias cardíacas empeoran con alteraciones de temperatura o que las migrañas son más frecuentes cuando hay cambios bruscos de presión. También se ha visto que los casos de asma se disparan, si la temperatura baja de golpe y hay humedad. Asimismo, puedes también notar intensos dolores musculares o de las cervicales cuando se producen cambios estacionales.

¿Quién tiene más posibilidades de ser meteorosensible?

Parece, entonces, que los cambios en el tiempo meteorológico o los cambios de estación nos afectan, de una u otra forma, a todas las personas (dolores en articulaciones cuando aumenta la humedad, cefaleas con la bajada de la presión atmosférica, etc.). Pero algunos pacientes con ciertos diagnósticos relacionados con los estados de ánimo ven cómo sus síntomas se agravan cuando varía el tiempo o cuando entramos en una u otra estación.

Si eres mujer, tienes más posibilidades de ser meteorosensible pues, como asegura la experta, algunos estudios psicológicos estadísticos señalan que las mujeres son las más afectadas. También los ancianos pueden sufrir más los cambios de tiempo. En general, las personas con mecanismos de adaptación más débiles son más proclives a padecer meteoropatías.

¿Cómo puedo saber si soy meteorosensible?

No siempre se establece una relación de causa-efecto en la que los cambios meteorológicos desencadenen de forma irremediable trastornos psicológicos. Sin embargo, cuando se puede “establecer un patrón en el que los síntomas de la persona se agravan o mejoran dependiendo de los cambios en el tiempo meteorológico o con el cambio estacional, sí se puede decir que esa persona muestra sensibilidad meteorológica”, reconoce Romero.

Algunos estudios psicológicos estadísticos señalan que las mujeres son las más afectadas por los cambios de tiempo

Por ello, si tienes sospecha de que tu estado emocional se ve afectado por los cambios en el tiempo, es recomendable que acudas al psicólogo para “poder entender qué te está ocurriendo y, así, encontrar una forma alternativa para encontrarse mejor”, explica Romero. Del mismo modo, si has observado que algunas dolencias físicas empeoran (o cambian) según la estacionalidad o los cambios de temperatura y presión, debes informar a tu médico.

Imagen: takoburito

¿Cómo me afecta en el día a día?

En ocasiones, las dolencias sobrevenidas por el cambio de tiempo o estación pueden limitarte, aunque “depende de cada persona, del lugar en el que desarrolle sus actividades cotidianas y de en qué medida le afecten”. Por ejemplo, una persona con sensibilidad ante los cambios típicos del invierno tendrá más dificultades para afrontar los retos diarios, si vive en un lugar donde durante los inviernos no suele haber días soleados.

Las consecuencias para la vida cotidiana, en el plano psicológico, serán las comunes a la patología que ya presente la persona. El cambio climático o estacional “lo que provoca es un agravamiento o desencadenamiento de los síntomas que ya muestra la persona”, apunta Noelia Romero.

¿Es sencillo poner remedio a las meteoropatías?

Desde la psicología clínica, el tratamiento consiste en ayudar a la persona a conocerse mejor para “ser capaz de detectar si los cambios climáticos y estacionales le afectan y, de ser así, cuáles son y en qué medida le influyen”. De esta forma, podrá prever el agravamiento o desencadenamiento de los síntomas y tomar medidas para intentar paliarlos.

Si los problemas son musculares o articulares, en muchas ocasiones pueden resolverse con sesiones de fisioterapia. Para poner remedio a las dolencias físicas, debes acudir a tu médico de cabecera, quien te indicará la solución o te derivará a un especialista para mitigarlas. Asimismo, es importante llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio de manera regular.

Fuente: consumer

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
Traducir »