Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
Un compuesto picante de las guindillas frena el avance el cáncer

Un compuesto picante de las guindillas frena el avance el cáncer

Los hallazgos de un nuevo estudio muestran que el compuesto responsable del sabor picante de las guindillas o chiles podría ayudar a disminuir la propagación del cáncer de pulmón, la principal causa de muerte por cáncer tanto en hombres como en mujeres. La mayoría de las muertes relacionadas con el cáncer ocurren cuando se produce metástasis.

“El cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer suelen metastatizarse en lugares secundarios como el cerebro, el hígado o los huesos, lo que los hace difíciles de tratar”, explica Jamie Friedman, una doctoranda que realizó la investigación en el laboratorio de Piyali Dasgupta, PhD, en la Facultad de Medicina Joan C. Edwards de la Universidad Marshall. “Nuestro estudio sugiere que la capsaicina, compuesto natural de las guindillas, podría ser una terapia novedosa para combatir la metástasis en pacientes con cáncer de pulmón”.

En experimentos con tres líneas de células cultivadas de cáncer de pulmón humanas, los investigadores observaron que la capsaicina inhibía la invasión, el primer paso del proceso metastático. También descubrieron que los ratones con cáncer metastásico que consumían capsaicina mostraron áreas más pequeñas de células de cáncer metastásico en el pulmón en comparación con los ratones que no recibieron el tratamiento.

Experimentos adicionales revelaron que la capsaicina suprime la metástasis del cáncer de pulmón al inhibir la activación de la proteína Src. Esta proteína participa en la señalización que controla procesos celulares como la proliferación, la diferenciación, la motilidad y la adhesión.

“Esperamos que un día la capsaicina se pueda usar en combinación con otros quimioterapéuticos para tratar varios cánceres de pulmón”, dice Friedman. “Sin embargo, el uso clínico de la capsaicina requerirá superar sus efectos secundarios desagradables, que incluyen irritación gastrointestinal, calambres estomacales y sensación de ardor”.

Los investigadores están trabajando para identificar análogos de la capsaicina que no sean picantes pero que conserven la actividad antitumoral de la capsaicina. También están tratando de identificar compuestos naturales similares a la capsaicina no picantes con actividad anticancerígena.

Más información: 
Anne Frances Johnson
Tel.: 571-271-1986  
Email: media@experimentalbiology.org

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
Traducir »