Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
La polinización artificial controlada como solución a la falta de abejas

La polinización artificial controlada como solución a la falta de abejas

La mayoría de los cultivos alimentarios del mundo dependen de la polinización, realizada principalmente por las abejas. Sin embargo, la población de estos polinizadores naturales ha sufrido una caída drástica a nivel global, debido en gran parte a la agricultura intensiva, al uso de pesticidas y al cambio climático.

Por ello, la empresa tecnológica israelí Edete Precision Technologies for Agriculture ha desarrollado un sistema de polinización artificial controlada que podría resolver el desafío de la falta de polinizadores, sustituyendo el trabajo de estos insectos y garantizando el rendimiento de la producción en los cultivos alimentarios. La compañía presenta esta solución de polinización artificial como un “servicio de alta eficiencia que pronto proporcionará servicios de polinización óptimos a empresas y productores”.

Edete ha estado trabajando en una prueba a pequeña escala en varios huertos en Israel y Australia, donde ha conseguido resultados muy positivos, y tiene acuerdos para hacer lo mismo en Estados Unidos.

La compañía afirma que su polinizador artificial puede aumentar el trabajo de las abejas y “eventualmente reemplazarlas”. Su sistema refleja el trabajo de la abeja melífera, comenzando con una cosecha mecánica de polen de las flores y terminando con una distribución dirigida utilizando sensores LIDAR, la misma tecnología utilizada en algunos automóviles sin conductor.

¿Cómo funciona?
Primero cosechan flores mecánicamente, separan el polen de la flor y luego almacenan el polen viable y germinable durante más de un año, utilizando un método patentado que asegura la fertilización y la preparación de la fruta al combinar el mejor polinizador con cada variedad comercial, independientemente del momento de su floración, “garantizando e incluso aumentando el rendimiento del cultivo”, aseguran.

El segundo paso es la distribución del polen. Durante la floración, el polen almacenado se carga en el polinizador artificial que dispersa el polen seco en los árboles. El sistema utiliza, por un lado, la detección LIDAR para alcanzar algorítmicamente lo más cerca posible el contorno de cada árbol y, por otro, la deposición electrostática sobre las flores objetivo. Estos polinizadores mecánicos pueden operar día y noche, “cubriendo rápida y completamente cualquier flor abierta en su rango y no están limitadas por la luz del día o las bajas temperaturas”.

La compañía espera estar lista para vender sus productos en el mercado en 2023.

Fuente: 20minutos.es

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *