Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
Un futuro mejor para los trabajadores del banano de la República Dominicana

Un futuro mejor para los trabajadores del banano de la República Dominicana

Una coalición entre Fairtrade, sindicatos, productores de banano y organizaciones de la sociedad civil ha ideado un nuevo plan que permitirá a los trabajadores migrantes de las organizaciones certificadas por Comercio Justo Fairtrade obtener un estatus legal para acceder a los mismos derechos que disfrutan sus colegas dominicanos.

Marike de Peña, gerente de una cooperativa bananera certificada por Fairtrade y presidenta de la Red Nacional de Comercio Justo del país, expresa: “Esta es la primera vez que trabajamos como sistema de productores, trabajadores y mercados de una manera muy transparente y responsable para encontrar una solución sostenible a favor de las poblaciones vulnerables, a la vez que se incorporan algunas flexibilidades. La situación de los migrantes en la República Dominicana ha sido un tema complicado desde hace más de un siglo, pero hay oportunidades de mejora”.

El banano es el principal producto de exportación de la República Dominicana. El valor de los bananos exportados en 2018 fue de 262 millones de dólares, de los cuales entre el 60% y el 70% fueron de comercio justo. Sin embargo, en la vecina Haití las cosas son diferentes. Impulsados por la pobreza y la agitación política, los haitianos que no tienen documentos de identidad ni visados desde hace décadas han cruzado la frontera de forma ilegal en busca de trabajo.

“Nuestra preocupación como migrantes haitianos que vivimos en la República Dominicana es la renovación de los documentos que recibimos a través del plan de regularización”, dice Minel Bellamy, trabajador del sector bananero y presidente de la Red de Trabajadores de Comercio Justo en la República Dominicana. “Actualmente la mayoría de nosotros tenemos los documentos caducados, lo que nos dificulta la circulación en el país y la reivindicación de nuestros derechos, y no tenemos suficientes recursos para pagar la renovación, que tiene un costo muy elevado”.

Fuente: fairtrade.net

Fuente de la foto: Dreamstime.com

Arriba
Traducir »