Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
Presente y futuro del mercado orgánico

Presente y futuro del mercado orgánico

Una sociedad más consciente de los beneficios que brindan los productos orgánicos y una mayor voluntad para adoptar una vida saludable y de calidad, son algunas de las razones que han favorecido el crecimiento de la industria orgánica en los últimos años.

Actualmente, este mercado ha tomado mayor auge, especialmente en Europa y Estados Unidos, como resultado de la mayor incidencia de enfermedades complejas (como el cáncer) asociadas con la calidad de los alimentos y la gran cantidad de aditivos utilizados al industrializarlos.

Y es aquí en donde se deriva la gran importancia y oportunidad que tiene nuestro país con el mercado orgánico cada vez más potenciado, no sólo en nuestra república mexicana, sino en el resto del mundo.

Panorama

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), México es el cuarto productor de alimentos orgánicos a nivel mundial. Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Chihuahua y Nuevo León son líderes en superficie destinada a esta actividad, siendo en los tres primeros estados en conjunto donde se concentran el 50% de estas tierras, según información de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER).

Y es que se cultivan más de 45 alimentos orgánicos, entre ellos destacando el café, con 44 mil 226 hectáreas ocupadas; cártamo, con 10 mil 805; aguacate, con nueve mil 804; maíz, con nueve mil 291, y agave, con siete mil 541.

Los datos muestran que México se ubica entre los principales 20 países exportadores, al hacer llegar el 85 por ciento de la producción nacional a Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Canadá, Italia, Suiza y Japón. Cabe señalar que un importante canal de venta es EE.UU, con quien se comercializan 25 productos, particularmente frutas y verduras. De los cuáles, seis son los que generan casi el total de divisas captadas de esta región

El SIAP señala que sólo las ventas de orgánicos hacia Estados Unidos se incrementaron 96.8 por ciento, al pasar de 141.5 millones de dólares a 278.5 millones de dólares de 2015 a 2017.

El consumidor

Con este panorama bastante favorable, la industria de alimentos orgánicos sin duda continuará en crecimiento. Sin embargo, hay un aspecto al que debemos prestar más atención y que ayudaría todavía más a terminar de dar ese gran impulso hacia el éxito de los orgánicos: la comunicación hacia el consumidor.

De acuerdo con el subdirector de frutas y verduras de HEB, José Luis Rodríguez, el tema de la comunicación es todo un reto para la industria, mientras que hay otros ramos que nos llevan años de ventaja en ese sentido. José Luis agrega que el mundo de las frutas y verduras tiene una connotación saludable por sí misma pero fuera de eso no le hemos logrado transmitir al cliente todos los valores adicionales que puede tener el consumo de las hortalizas y frutas, entre ellas, las orgánicas.

“No hemos logrado como industria aún transmitir esa diferenciación que tiene cada producto al cliente. Tenemos todos los requisitos para satisfacer a cualquier cliente en el mundo, pero no hemos podido transmitir ese valor al consumidor aquí en México”, señala.

El valor del producto

Desde hace ya varios años, los consumidores han notado en los anaqueles de los supermercados que los productos orgánicos son más costosos que los convencionales, pero esto no tiene por qué asustar a quien produce orgánico.

El subdirector de frutas y verduras de HEB comenta que con la información adecuada y haciendo al cliente más consciente, éste puede estar dispuesto a pagar un poco más por un producto al que le ve más valor. “Pero necesitamos explicarle al consumidor precisamente ese valor para que él esté dispuesto a desembolsar más por él”, agrega.

“Realmente cuando vemos el campo y el trabajo que cuesta sacar un producto de calidad, inocuo, limpio al 100%, responsable socialmente; nos damos cuenta de que es enorme pero no le estamos transmitiendo nuevamente ese atractivo que tiene el producto al consumidor.

Necesitamos todos los que conformamos la industria darle más valor al campo. Estoy convencido de que si vendemos un producto con calidad, si le involucramos una experiencia de compra y un sentimiento, el cliente está dispuesto a pagar”, finaliza José Luis.

Fuente: hortalizas.com

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
Traducir »