Para una mejor experiencia por favor cambia tu navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
«Los cuerpos más grandes necesitan porciones más grandes de hortalizas»

«Los cuerpos más grandes necesitan porciones más grandes de hortalizas»

Un nuevo estudio de la Universidad Tecnológica de Auckland (AUT) sugiere que las porciones diarias recomendadas de frutas y hortalizas deben estar en proporción directa con el tamaño del cuerpo. En resumen: cuanto más grande sea, más frutas y hortalizas necesita comer para lograr los mismos beneficios para la salud que aquellos que pesan menos.

Basándose en el cliché de que comer demasiadas zanahorias puede dejar la piel naranja, la profesora de nutrición Elaine Rush usó ese concepto y un pequeño dispositivo llamado ‘Veggie Meter’ (medidor de verduras), para medir el color y la intensidad de los carotenoides en la piel de casi 600 neozelandeses, descubriendo que los que tenían un tamaño corporal más grande tenían niveles más bajos de carotenoides.

En promedio, una persona que pese 100 kg con la misma grasa corporal que una persona que pese 50 kg necesitaría el doble de carotenoides para alcanzar el mismo «estado», según la investigación de Rush.

Eso significaría que alguien que pese 100 kg necesitaría una taza entera de zanahorias, calabaza o guisantes para alcanzar el nivel recomendado, cuando el tamaño de la porción estándar es sólo media taza. También necesitaría dos tazas de lechuga, espinacas o remolacha, en lugar del estándar de una taza, para lograr los mismos beneficios para la salud que una persona más pequeña.

Los neozelandeses no comen suficientes hortalizas
Investigaciones anteriores han mostrado que menos de la mitad de los niños de Nueva Zelanda comen suficientes frutas y hortalizas, y solo alrededor de un tercio de los adultos de Auckland. Rush comentó a Stuff que los hallazgos reiteran el hecho de que los neozelandeses “no comen suficientes» hortalizas. Mejorar el acceso a las frutas y hortalizas frescas es un importante problema de salud pública, que podría prevenir enfermedades como diabetes, derrames cerebrales y enfermedades del corazón, explicó.

El estudio fue financiado por la Fundación de Nutrición de Nueva Zelanda y se llevó a cabo como parte del proyecto Bayer Food Focus.

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
Traducir »